miércoles, 12 de febrero de 2014

"El viaje definitivo", de Juan Ramón Jiménez


Hoy, en clase de castellano, nuestro profesor nos estaba enseñando la diferencia entre frases que son literatura y las que no lo son. Para hacerlo, ha puesto los siguientes ejemplos:

-      Yo me moriré
-      Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando.

Entonces, como me sonaba la segunda frase, he decidido buscarla y evidentemente; era un trozo de un poema que hace tiempo me enseñó mi padre. El poema se llama “El viaje definitivo”, de Juan Ramón Jiménez.

EL VIAJE DEFINITIVO

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido,
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y lejos del bullicio distinto, sordo, raro
del domingo cerrado,
del coche de las cinco, de las siestas del baño,
en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu de hoy errará, nostáljico...

Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido...
Y se quedarán los pájaros cantando.








No hay comentarios:

Publicar un comentario